Información para Compostadores

  • Es el proceso natural por el cuál una mezcla de materia orgánica se transforma en tierra (humus) y fertilizante.

     

  • Para que la mezcla salga bien, conviene agregar los desechos orgánicos y las hojas en proporciones similares. Es decir si agregamos un tacho de 20 litros de residuos orgánicos, tenemos que agregar esa misma cantidad de hojas o pasto seco. ¡Recordar siempre agregar agua!

  • De la compostera deben salir tierra y, en caso de tener un recipiente con drenaje controlado, fertilizante líquido. Esto depende del modelo de compostera utilizada.

  • Sirve para retener la mezcla y mantenerla aireada y húmeda, protegiéndola de perros, gatos o roedores.

    graph_la_compostera.png

    Dentro de la compostera se genera un ecosistema (algo así como un mundo lleno de vida) en donde habitan muchos insectos y microorganismos (organismos pequeños como bacterias) que nos ayudan a transformar los desechos orgánicos en tierra. Es importante que este ecosistema se mantenga saludable, por lo que tenemos que prestar especial atención al regarlo, adicionarle desechos orgánicos, remover los materiales, o bien cosechar tierra.

  • Es conveniente ubicar la compostera en un lugar con sombra para favorecer la humedad, muy necesaria para los microorganismos que necesitan de ella para mantener la vida.

    La compostera puede estar en contacto directo con la tierra o bien se puede encontrar sobre una base asfaltada o en terrazas.

    Cuando la compostera se encuentra sobre material, es recomendable levantarla lo suficiente como para colocar un recipiente debajo (un tupper por ejemplo), con el que se puede juntar el líquido rico en nutrientes que genera la mezcla para usarlo como fertilizante para las plantas.

    En caso que podamos ubicarla sobre la tierra permitimos la entrada y salida de microorganismos, y que escapen los líquidos por abajo. Debe considerarse que gran parte de estos líquidos no se recuperan.

     

  • La mezcla no debe estar ni muy húmeda, ni muy seca. Si sobra agua, mezclar o agregar hojas.
    Si falta agua, regar. El agua es muy importante para mantener la vida de aquellos que nos ayudan a compostar.

  • En el compostaje nos ayudan distintos organismos (hongos, bacterias, lombrices, pequeños insectos, etc.). Si mezclamos los restos de frutas y verduras y las hojas, y después agregamos agua, los microorganismos que trabajan en la descomposición logran aumentar la temperatura, ¡llegando a valores de hasta 60 grados!

    Cuando la temperatura baja, los insectos y lombrices comen y descomponen lo que queda.

    Así es como evoluciona la temperatura en el compost:

    graph_compost_temperatura_humedad.png

     

  • La aireación se consigue removiendo la mezcla una vez por semana. ¡Recordá que el oxígeno es muy importante para que nuestros amigos puedan respirar bien!

  • La lombriz roja es una de las estrellas del compost. Esta lombriz se lleva muy bien con los microorganismos y alrededor de ellas se multiplican acelerando varias veces los tiempos del compost. Además, las lombrices se reproducen de forma exponencial. Esto quiere decir que mientras haya alimento (desechos orgánicos), todos ellos van a poder reproducirse y generar cada vez más humus.

    La lombriz californiana desarrolla su vida entre los 5ºC y los 32ºC, siendo ideales temperaturas entre 20ºC - 25ºC, por eso se dedican a la descomposición cuando las temperaturas del compost bajan.

    Ellas respiran a través de su piel y para ello necesitan tenerla húmeda, es por esto que es muy importante que el compost esté húmedo.

    Recomendamos la ayuda de este organismo que acelera y nos devuelve un humus con muchos nutrientes y bacterias beneficiosas para nuestras plantas.